Saltar al contenido

Mejor Compresor portátil

Posiblemente no exista dentro de todas las herramientas utilizadas para el bricolaje y para otras tareas domésticas, una herramienta tan útil como el compresor portátil (y los compresores en general).

Mejores Marcas de Compresores

compresor portatil stanley

Compresores Stanley

Su utilidad es diversa, ya que no sólo se utiliza en las ramas de la decoración, de la carpintería o en talleres mecánicos, sino que también es posible necesitarlos en las tareas domésticas más sencillas, donde el aire a presión tenga un importante protagonismo.

compresor portatil

Si quieres saber para qué sirven los compresores portátiles, cómo diferenciarlos y cómo tomar una buena decisión de compra, este es el post que has estado esperando.

¿Para qué utilizar un compresor de aire portátil?

La utilización de un compresor portátil es muy diversa. Así como de un compresor en general, sin importar el modelo que elijas.

En primer lugar, se utilizan en los talleres mecánicos para alimentar la pistola de aire que se utiliza para pintar los coches. A su vez, se utilizan también en estos recintos como compresor de coche, para os neumáticos o como inflador de ruedas de coche, como se les conoce.

Sin embargo, esta es una de las potenciales utilizaciones, ya que también se pueden usar en talleres de carpintería, para pintar con una pistola con mucha precisión. Por eso, en carpintería y en bricolaje en general se le llama compresor de aire comprimido, aunque sea el mismo aparato.

Otra utilización común, ya como compresor doméstico, es para el inflado de pelotas de fútbol o de baloncesto, de modo que sea más rápido y seguro. También para inflar neumáticos de bicicletas y motos, y hasta para piscinas y botes hinchables, donde también ofrecen una mejor opción, y más rápido que con otros métodos.

Tipos de compresores

Supongamos que estás buscando un compresor en Amazon. Te topas con una oferta de compresor portátil, pero no sabes distinguir si es una buena o mala decisión de compra.

Esto sucede porque, como verás a continuación, hay varios tipos y formas de diferenciar un compresor de coche o doméstico. Y no siempre es el precio quien tiene la decisión final.

Por movilidad

compresor de aire portatilLa primera forma de distinguir a un compresor es por su movilidad, que viene dada por las dimensiones y por el peso, así como por la incorporación (o no) de ruedas.

En este sentido, hablamos de un mini compresor de aire portátil o, a secas, de un mini compresor, para referirnos a los compresores para coche o para uso doméstico que son portátiles.

Este tipo de compresores tienen la principal característica de ser livianos, de tener una capacidad no tan alta (pueden ser un compresor de aire de 50 litros, o menos), y por incluir ruedas en la parte posterior, que facilitan el traslado.

El segundo grupo de compresores lo tienen los compresores fijos. A diferencia de los anteriores, son pesados, de capacidades altas (compresor de 100 litros o más), y se utilizan para trabajos pesados, incluso, para entornos industriales.

Muchas veces podemos decantarnos por uno o por otro de acuerdo a otros criterios, más allá de que sea un compresor de aire pequeño y fácil de llevar y guardar en el garaje, o se trate de un compresor de aire grande, ideal para los trabajos más pesados.

Algunas personas que trabajan por cuenta propia y tienen un espacio destinado para el trabajo, prefieren los modelos fijos.

Por uso

Dependiendo de la utilización que le vayas a dar a un compresor, este pudiera entrar en la categoría de compresor doméstico, o de compresor industrial.

Los compresores domésticos suelen ser compresores de aire baratos, fácil de comprar por su cómodo precio, y a menudo son más pequeños. En esta categoría entra un compresor de 6 litros, por ejemplo.

Los compresores domésticos se utilizan para llenar pelotas de fútbol, inflar piscinas hinchables o botes hinchables, y realizar tareas menores que requieran de un compresor portátil, como por ejemplo llenar un neumático del coche o de una bicicleta en casa.

Del otro lado, están los compresores de aire de uso industrial. A diferencia de los primeros, su tamaño es mucho más grande, incluso se diseñan como compresor de aire vertical para maximizar sus bondades.

Si bien no son los más recomendados para tener en casa, ya que no son portátiles y hacen mucho ruido, suponen los mejores por potencia y rendimiento general.

Este tipo de compresores son los que se utilizan para pintar coches en los talleres mecánicos, para pintar estructuras metálicas, y también pueden ser requeridos en diferentes industrias, desde la carpintería hasta la metalúrgica.

Sin embargo, si quieres un compresor silencioso, mejor uno portátil y doméstico que uno industrial.

Por forma de alimentación

La última forma de distinguir a un compresor de aire es por su forma de alimentación. Aquí podemos encontrar al compresor eléctrico y al compresor alimentado por combustible.

Desde luego, cada uno corresponde a una utilización distinta, dadas las potencias que ofrecen los diferentes modelos de alimentación.

Los compresores que funcionan con energía eléctrica son menos potentes (pudiendo encontrar un compresor de 3CV en este grupo), son más livianos para cargar a cualquier lugar, son mucho más eficientes en cuanto a la relación de consumo y potencia, y, además, son mucho más económicos que los de combustible.

Por otro lado, los compresores que se alimentan de diesel o de gasolina, son los más potentes del mercado. Desde luego, no se trata de compresores baratos, pero su principal ventaja es que no necesitan de un cable conectado a la red eléctrica para funcionar. Su potencia, además, lo hacen aptos para el uso industrial y para las tareas más exigentes.

Como has podido ver, cada uno de estos compresores se distingue por su forma de alimentación, por su utilización y por la movilidad que tienen (o no tienen). Sin embargo, a la hora de escogerlos debes entender algunos datos técnicos sobre éstos.

¿Cómo se diferencian los mejores compresores?

Para escoger el mejor compresor portátil y fijo para ti, para tu empresa o para tenerlo en el garaje por si surge la necesidad, lo mejor es entender los datos técnicos que de seguro te presentarán las páginas de venta, como Amazon por ejemplo.

En este sentido, son al menos cinco los datos y dos las consideraciones que debes tener.

Datos técnicos

  • CFM: traducido como Pies cúbicos por minuto. Es la cantidad de aire que el compresor puede transmitir. Algo así como “la velocidad”.
  • PSI: la presión del aire. Esta medida te indica la fuerza a la que el aire es disparado. Actualmente, muchos compresores portátiles vienen con entre 90 y 100 PSI, lo suficiente para la mayoría de las tareas domésticas.
  • Ciclo de trabajo: un compresor se enciende y se apaga cuando ha alcanzado la máxima presión. El ciclo de trabajo se mide en tiempo, y te indica lo que dura el proceso (entre encendido y apagado).
  • Tamaño: A mayor tamaño, mayor ciclo de trabajo. A mayor tamaño, mayor CFM. El tamaño es importante, porque mientras más grande, más tiempo continuo puedes trabajar con el compresor.
  • Caballos de fuerza: A mayor cantidad de caballos de fuerza, mayor PSI del compresor.

Capacidad y tamaño

Como has podido ver, existen datos técnicos que posiblemente no conocías o no sabías lo que significaban, pero que representan los atributos principales de todo compresor portátil o fijo.

Así, debes considerar, antes que nada, la capacidad y el tamaño del mismo.

Mientras mayor sea el tamaño de un compresor, mayor será la capacidad de trabajo continuo. Es decir, puedes trabajar más tiempo sin esperar a que el compresor vuelva a encender otro ciclo de trabajo.

Claro está, que el precio asciende proporcional al tamaño. Escoger dependerá de las necesidades, del espacio que tengas en casa o en el taller para guardarlo, y del precio.

Potencia y presión

Si algo influye en la utilidad de un compresor es la potencia del mismo. Medida en caballos de fuerza, pero sobre todo, en la presión del aire (PSI) de dicho artefacto.

Mientras mayor sea la presión del aire, mayores trabajos puede hacer, añadiendo dificultad. Los pequeños compresores suelen ser utilizados para inflar neumáticos como tarea más exigente. En cambio, los compresores más potentes del mercado se pueden utilizar para pintar coches y estructuras metálicas, ya que su PSI lo permite.

Como es lógico, mientras más potente sea un compresor, más costoso será.

Antes de comprar un compresor: Establecer cuál necesitas

Si has llegado hasta aquí, ya conocerás la existencia de diferentes variables para escoger un compresor portátil para el hogar o para el taller. Conocerás los datos técnicos a tener en cuenta y ya conocerás los diferentes tipos.

Por ende, es hora de elegir de acuerdo a las necesidades. No siempre necesitarás la máxima potencia o el máximo tamaño, ya que los trabajos a realizar no incluyen demasiada dificultad o requerimientos tan altos.

Además, todo debe ir enmarcado en el cumplimiento de tu presupuesto.

Saber esto de antemano es lo que te hará encontrar un buen compresor portátil, a buen precio y de calidad, sea en Amazon o en cualquier otra tienda.